El pasado 1 de marzo, Mundus Vini galardonó a los mejores vinos del mundo. Entre estos vinos premiados se encuentra el tinto 12 meses de barrica de la Cooperativa de Viver, La Perdición 2019.

Este tinto ha obtenido la medalla de oro en su categoría consiguiendo casi el total de las estrellas en las diferentes fases a valorar en el concurso (visual, nariz y sabor). La Perdición 2019 de la Cooperativa de Viver ha destacado, entre los aspectos a valorar, en la armonía del vino, el cuerpo y su sabor a fruta como las bayas rojas.

La última añada 2019 de este vino salió al mercado a mediados de agosto con la intención de convertirse en el reflejo del Alto Palancia y de las raíces de este territorio con una renovada imagen. Esta nueva imagen viene de la mano de Esther Rodríguez, una ilustradora de Almassora. La nueva imagen, La Mujer Azul, es «un personaje relacionado con los manantiales y cascadas que hay cerca de los viñedos donde crece La Perdición».

La Cooperativa de Viver

La Cooperativa de Viver se inició en el mundo del vino en el 2017, con el objetivo de retomar la tradición vitivinícola que existía antes de la filoxera además de recuperar las variedades autóctonas de la zona. A esta iniciativa de recuperar esta tradición se ha sumado, desde hace menos de un año, la asesoría Uva Destino, formada por Pepe Mendoza y Maloles Blázquez. 

El resultado de este trabajo conjunto ha sido La Perdición 2019, entre otros vinos de la Cooperativa de Viver, que acaba de recibir con 91 puntos la medalla de oro en los premios de reconocimiento mundial Mundus Vini 2022. La Perdición se trata de un bonito “cuvee” de viñedos cultivados en las sierras del Alto Palancia. Color rojo violáceo, de capa de capa media.