En la bodega La Canetana, han adquirido una nueva parcela de 1 ha, ampliando la extensión de sus viñedos en la Ermita y, después de obtener la autorización, han procedido con la plantación de una variedad blanca. Así, han cumplido con su objetivo que no es otro que completar con un vino blanco la actual gama de vinos que se elaboran en la bodega.

Para elegir la variedad a plantar, se han fijado en la Garnacha blanca. Debido a la proximidad de Canet lo Roig con la Terra Alta y después de probar los vinos que en esa DO se elaboran, se han decidido por plantar 2200 cepas de esta variedad.

Los días de lluvia que hemos tenido, han favorecido el arraigamiento y crecimiento de las plantas, con lo que en este momento la plantación presenta una excelente brotación. Ahora sólo queda instalar los postes y los alambres para conformar los soportes que servirán de guía para las nuevas cepas.

La garnacha blanca es una variedad autóctona española. Inicialmente no fue utilizada para elaborar grandes vinos, siendo una variedad rectificadora o utilizada solo para elaborar vinos dulces.

En la actualidad, esta variedad se ha convertido en un icono de los vinos blancos con carácter Mediterráneo. Las extraordinarias características propias de la garnacha blanca como la acidez, que le confieren esta compensación con el alcohol, el equilibrio en los matices oxidativos tan complejos a la hora de su elaboración y su madurez tardía a pesar del calor, hacen de ella una variedad que no deja impasible a quien la disfruta.