Una cata bajo las estrellas. Eso es lo que nos propone Bodega Flors a los pies del Peñagolosa. Es un pack de emociones: se apagan las luces después de la cena y se hace una interpretación del cielo en un entorno rural, lejos de las luces urbanas que tanto molestan

Bodega Flor se encuentra en L´Alcalatén, en un pequeño valle que reúne unas cualidades extraordinarias para la elaboración de vinos. Es aquí donde la familia de Vicente Flors venía elaborando vino de forma artesanal para graneles.

Para la cata bajo las estrellas, Vicente Flors ha seleccionado cuatro de sus vinos, todos elaborados basándose en el criterio de que el vino sea muy fresco en boca, independientemente de la graduación alcohólica que tenga:

  • Flor de taronger: es el vino de bienvenida. Vino marcadamente mediterráneo y estival. 
  • Blanc de clotàs: El vino tiene color amarillo pálido con reflejos dorados, muy limpio y brillante.. 80% Macabeo y 20% Tortosí. Se practica una viticultura tradicional integrada, orgánica, sostenible y respetuosa con el medio ambiente
  • Clotàs embolicaire: El vino Clotàs E 2018 tiene un bonito color rojo picota con ribete algo evolucionado y capa baja. 100% uva Embolicaire conocida en otras regiones como Trepat. Las uvas proceden de una única parcela con cepas muy viejas, en cultivo orgánico
  • Clotàs monastrell:_ vino tinto monovarietal, caracterizado por una acidez muy correcta, ideal para tomar a copas. 100% monastrell procedente de 2 has. de 70 años de edad

Los orígenes de la cata bajo las estrellas

Nació casi de casualidad. María, la hija de Vicente Flors, crea un entorno muy acogedor en la terraza de la bodega. Para inaugurarlo, hace una pequeña fiesta con sus amigas y lo cuelga en las redes sociales. Es en este punto cuando algún amigo de Vicente le sugiere la posibilidad de hacer en este nuevo espacio alguna cata nocturna.

A su vez el astrónomo Germán Peris, le sugiere a Vicente realizar una cata observando las estrellas, y poco a poco se va fraguando la idea en el evento que es actualmente. Ya sólo faltaba la otra parte fundamental, debido a la hora en la que se realiza la cata, y no es otra que la comida. Para ello, Vicente Flors contrata lo servicios de La cuina de Fernando.

Actualmente, al igual que el año pasado, se montan las mesas separadas y por grupos, para garantizar la seguridad de los asistentes.

La cuina de Fernando

Es un restaurante ubicado en Castellón en el que se elabora una cocina tradicional actualizada, basada el platos típicos de Castellón. Ellos lo definen como una cocina “de soca” (de raíz). Para esta ocasión, Fernando ha planteado los siguientes platos:

  • Coca de tomate Fernando: es una deconstrucción de la coca de tomate tradicional de Castellón.
  • Espárragos en texturas: Se aprovechan los últimos espárragos de Navarra de temporada en varias texturas, junto a unas almendras de Albocàsser, queso stylton y un crujiente de jamón ibérico.
  • Arroz con pelotas Trencaladres, una receta que ya elaborada la abuela de Fernando.
  • Ferrero Rocher con frutos secos de la provincia de Castellón y helado.

Observación de las estrellas, con Germán Peris

Después de la cena, llega el momento de apagar las luces y observar el cielo, especialmente aquellas constelaciones que tienen que ver con el mundo del vino.

Hay derminadas constelaciones que desde el mundo clásico están vinculadas con el vino, como por ejemplo la estrella Arturus de la constelación de el Boyero, la corona boreal, la constelación de virgo, la luna, con sus montañas y cráteres.

Por ejemplo, Bootes o el Boyero es una de las 88 constelaciones modernas y era una de las 48 constelaciones listadas por Ptolomeo. Boyero parece ser una figura humana grande, mirando hacia la Osa Mayor

Debido a la situación de pandemia, lo que se observa por el telescopio es proyectado en una pantalla especial para garantizar la seguridad.