En la Bodega La Canetana, ubicada en Canet lo Roig, durante el pasado año 2021 se han realizado importantes cambios para prepararse para el futuro: conseguir mas capacidad de producción, más eficiencia y calidad en el trabajo.

En esta bodega suelen elaborar los vinos mediante una fermentación larga, y tratan de extraer el máximo olor y sabor de la materia prima. Por esto se ha integrado una nueva cámara de frío, para mantener la uva en condiciones optimas. Las uvas se maceran durante 48h a temperatura baja, entre 0 y 5 grados, hasta el momento de empezar el proceso de despalillado y vinificación.

Producción moderna

En la producción encontramos las modificaciones mas importantes:  una nueva canalización de desagüe y residuos, y se han recubierto todas las paredes y el techo con paneles sanitarios.  Con esto se consigue durante todo el año una temperatura más homogénea en el interior además de mayor limpieza e higiene.

También los depósitos se han cambiado. Han pasado de trabajar con depósitos de 2000 litros, tipo siempre llenos, con función de fermentación.  Estos garantizan mayor flexibilidad: no solamente se puede separar las uvas por variedades, sino que también se puede fermentar por separado la uva de 25 años de las uvas de cepas jóvenes de 6 años, porque se obtienen vinos totalmente diferentes.  En función de los resultados obtenidos, se podrá decidir el destino de cada uno, ya sea para envejecer en barrica, embotellarlo como vino mono varietal, o para crear los mejores coupages posible.

En la sala de vinificación se ha instalado un sistema moderno de refrigeración independiente por depósito que sale del techo.  La temperatura de cada uno de los depósitos se puede monitorizar desde un panel centralizado, pero también de forma remota, ¡a través del móvil!  Tres depósitos se pueden también calentar para iniciar la maloláctica.  De esta manera se puede mantener un control en la temperatura durante la fermentación alcohólica y maloláctica, así como el mantenimiento de los vinos almacenados.

Eficiencia energética

Los exteriores de la bodega también se han remodelado completamente. Se han cambiado puertas y ventanas y se ha realizado un recubrimiento cerámico a toda la fachada. Esto, además de suponer un cambio estético mas moderno también supone un mejor aislamiento del edificio de cara a una mayor eficiencia energética.

Toda la instalación está funcionando con placas solares de forma que se reduce el consumo de electricidad. De esta forma se reduce la dependencia energética y se fomenta la producción de forma más natural, reduciendo costes y siendo más respetuosos con el ecosistema.

Sótano histórico

La parte más antigua de la bodega se ha mantenido: el sótano.  Bajamos por la tienda renovada y descubrimos dos bóvedas de fábrica de ladrillo y algunos azulejos con inscripciones y murales. En las dos zonas están ubicadas las barricas en una parte, y en la otra los vinos ya embotellados.   ¡La zona se utilizará también para catas!