Empezamos el año y, como siempre, es el momento de los buenos propósitos. Por otra parte, la situación por la que estamos pasado, hace que la visión que tenemos sobre muchas cosas cambie.

Este pasado año nos ha hecho ver lo que es realmente importante, y ha confirmado la importancia del sector alimentario. Hemos sido conscientes de cuántos profesionales forman parte de la cadena de producción para que no falten los alimentos que necesitamos.

El consumo local, de proximidad y de temporada es parte de la solución para reactivar la economía desde el consumo. Elegir los productos locales y de Km 0 o comprar en mercados, tiendas de proximidad y apoyar al sector de la restauración son buenas formas de ayudar a revitalizar el tejido económico y social de nuestro entorno y realizar un consumo más sostenible.

El sector del vino Castellonense, depende, en una parte importante, del consumo en el sector de hostelería y restauración. Así, es importante que el consumidor aprecie cada vez más los vinos de proximidad, km 0, singulares y elaborados de forma artesanal con variedades de uva locales, pero todavía nos queda bastante recorrido para conseguirlo. Es necesario aumentar la cuota de mercado de los vinos de Castellón.

Si quieres cambiar las cosas, da un paso hacia un consumo de proximidad, más sostenible, más responsable y mejor para todos. Desde la IGP Castelló, queremos transmitir la necesidad de apoyar a los productores locales, las bodegas no son grandes empresas, sino pequeñas explotaciones familiares, con producciones pequeñas, que sólo pueden competir con vinos de otras zonas con los valores de singularidad, sostenibilidad y calidad.

¡Bebe vinos de Castellón!